Las caries son una enfermedad causada por bacterias que de forma natural albergan en nuestra boca.

La mayoría de ellas son inocuas e incluso necesarias para el funcionamiento del organismo, y sobre todo para la boca. Dichas bacterias metabolizan los azúcares que consumimos y producen ácidos orgánicos que son los responsables de atacar el esmalte de la superficie de los dientes y formar dichas caries. Por eso es necesario realizar revisiones periódicas ya que las caries en su fase inicial son indoloras y difíciles de detectar. Como consecuencia se verá afectada la dentina, sustancia de la que se compone la mayor parte del diente.