Siempre hay que tener una buena salud oral y más si estás embarazada.

El principal problema que se presenta durante el embarazo es la gingivitis (inflamación de las encías), la encía está muy enrojecida y sangra con facilidad, por eso hay que mantener una correcta higiene oral y visitar al dentista entre el cuarto y sexto mes de embarazo para que haga un seguimiento y pueda prevenir la gingivitis si fuera necesario. Después del parto, los signos de inflamación se reducen pero se debería de realizar otra visita al dentista para vigilar su estado.

Otro problema que puede surgir a las embarazadas es que tengan una mayor propensión a tener caries debido a los vómitos y nauseas, si estos son muy abundantes pueden desgastar el esmalte de los dientes y producir así las caries.