Según científicos de Suecia y China el esmalte dental podría tener su origen en las escamas de los peces.